Cuando el arte confluye en la Residencia de Estudiantes

Me dispongo a contaros mi paso por la Residencia de Estudiantes de Madrid, donde la pasada semana tuve la oportunidad de ofrecer un recital de flamenco de la mano de la Fundación Cajasol, a la que le debo el haber vivido ya varias experiencias magníficas en los diferentes escenarios en los que me ha brindado la oportunidad de cantar.

 

Residencia de Estudiantes

 

  El conjunto de edificios que alberga la Residencia se encuentra en el número 21 de la calle Pinar, en el alto de lo que un día denominó Juan Ramón Jiménez como la “Colina de los Chopos”. Su concepción es obra del arquitecto Antonio Flórez y su construcción se realiza entre los años 1913 y 1917, siendo en 1915 la fecha en la que se traslada la Residencia, puesto que su fundación data de 1910.  Dirigida durante la denominada  “época histórica” por Alberto Jiménez Fraud, vivieron y se formaron en ella Federico García Lorca, Luis Buñuel o Salvador Dalí entre otros.

Más que un simple lugar de residencia se convirtió en un centro donde convivían artistas, literatos, músicos o pensadores. Recibió insignes visitas de diferentes personajes a nivel internacional, entre los que cabe destacar la del arquitecto Le Corbusier, el compositor Stravinsky, los científicos Marie Curie y Albert Einstein, que ofrecieron sendas conferencias sobre sus especialidades. Éste último sobre su teoría de la relatividad.

La música ofrecida  en sus salas se me antoja todo un sueño, puesto que en ellas se oyeron obras de Shöberg y el anteriormente citado Stravinsky. También imagino, harían el deleite de los asistentes Manuel de Falla o Joaquín Turina.

 

artesonado

 

En general, todos los artistas y pensadores españoles del primer tercio del siglo XX estuvieron vinculados a la Residencia, sin olvidar la relevancia que obtuvo a nivel internacional, gracias en gran parte a la figura de su director, traductor de la ONU en su última etapa al frente de su cargo, y que falleció en Ginebra en el año 1964.

 

Jiménez Fraud

 

La actividad de la Residencia de Estudiantes se vio interrumpida en 1936 por la guerra civil. En 1986 vuelve a retomar su propósito y nombre, consiguiéndolo gracias al encuentro y la convivencia entre las diferentes disciplinas de la Cultura. En el campo musical, recuperando ciclos de conciertos y encuentros, contando con excelencias actuales como Barenboim o Zubin Mehta. También hay una parte muy flamenca en la vida reciente de la Residencia con maestros de este género de la talla de mi querido y admirado Enrique Morente, Rancapino, Carmen Linares, Pepe Habichuela y contemporáneos a mí como Miguel Poveda, Esperanza Fernández o Argentina.

 

firma de Federico

 

Estos días la Residencia alojaba en uno de sus edificios una exposición sobre Federico García Lorca, así que tuve la suerte de poder visitarla de forma guiada por Guillermo García, que me fue mostrando de manera muy didáctica y amena parte de la documentación que ha custodiado con verdadero celo la Residencia hasta ahora, y las diferentes obras de Dalí que también se exponían en ésta. 

 

COM DALÍ

 

Imaginaos de qué forma influyó el empaparme de tanta historia y tanto arte justo minutos anteriores a mi actuación; pues este recorrido por la Residencia lo efectúe entre la prueba de sonido y el momento en el que me vestía en una de sus habitaciones donde también me hospedé, antes de salir a ofrecer el recital. 

Para la ocasión elegí como vestuario para la primera parte, un traje gris de raya blanca diplomática de Ralph Lauren con chaleco y pañuelo negros, y corbata negra con lunar blanco. En la segunda, quería ir con algo de más color, por lo que opté por un conjunto de pantalón y chaleco de mil rayas en azul y blanco de Álvaro Moreno, camisa azul marino básica y un divertido pañuelo verde con estampado en lunares de colores de Etro.

 

Terno primera parte

 

vestuario segunda parte

Titulamos el recital como “Origen”, puesto que hacía un recorrido por los cantes que aprendí de mis maestros Naranjito de Triana y José de la Tomasa en mi época de estudiante el la Fundación Cristina Heeren. Comencé con alegrías, malagueñas y abandolaos, peteneras, soleá y seguirilla, para dar paso a un solo magistral de Rafael Rodríguez “el Cabeza” y continuar con la segunda parte en la que ofrecí una versión de la copla “Antonio Vargas Heredia” hecha zambra, tientos tangos, y burlerías, que empecé  con diferentes letras populares recogidas por Lorca y como guiño a su “presencia” entre nosotros a través de sus recuerdos en aquellas estancias donde nos encontrábamos. Fue como hacer un viaje en el tiempo

 

POR ALEGRIAS

 

CON RAFAEL.

Mirad, a pesar del calor sofocante producido por las altas temperaturas vividas durante la semana, se creó un clima tan especial en torno a tanta historia y tanto arte que se percibía en los jardines, que os puedo asegurar que en muy pocas ocasiones he tenido una sensación tan maravillosa en un escenario… No tuve más remedio que lanzarme literalmente al público y cantar entre las filas de asientos una de mis canciones predilectas, (por no decir la más) “Silencio por un torero”

 

FIN DE FIESTA

Para despedirme, quisiera agradecer la presencia de todos los que me acompañaron esa noche, destacando a Blanca Pons-Sorolla, algunos de mis amigos del Ballet Nacional, Cristina Heeren, Laura García Lorca y al ministro del Interior Don Juan Ignacio Zoido, que hizo un verdadero esfuerzo por acudir al recital. Gracias también a la amabilidad que me brinda siempre el presidente de la Fundación Cajasol  Antonio Pulido junto con su equipo de trabajo; desde aquí abrazo fuerte a Javier Blanco, Rosa Santos, y Maria del Mar Díez.

 

ANTONIO VARGAS HEREDIA

 

Por último, agradecer también su trato a la directora de la Residencia de Estudiantes Alicia Gómez-Navarro junto con Blanca Ramos y Sara Font,¡encantadoras!. Verdaderamente me sentí como en casa, toda una experiencia… 

 

 

 

Espero volver a escribiros pronto, y como diría el genial García Lorca: ¡abrazos incalculables!

2 comentarios en “Cuando el arte confluye en la Residencia de Estudiantes

  1. Macarena

    Fue espectacular Manuel, entrañable. Como poder agradecerte ese ‘Silencio por un torero’. Siempre he pensado que los artistas no alcanzan a dimensionar lo que provocan y significan para su público. Enhorabuena de verdad y muchas gracias.
    Pd. A lo días del concierto me acerqué a la exposición del Poeta. Sin palabras.

    Me gusta

  2. carmenolmedo

    Desde Triana, vuelvo a felicitarte por tu blog que nos lleva de un lado para otro y nos cuentas tus experiencias como si la estuviéramos viviendo nosotros mismos… por cierto me quedo cuidando a Capote cuando quieras,

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s